Es importante conocer con detalle qué cubre o no tu póliza de seguro de gastos médicos mayores ya que esto podría poner a salvo tu vida y la de tu familia, pero también tu bolsillo.

Una de las principales causas de conflicto es la falta de conocimiento del producto o servicio que contratamos, pues por su complejidad, suele generar confusiones y dudas, además, de las aparentes dudas que surgirán a la hora de revisar nuestro contrato.

  1. No los necesito.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) el 56% de los gastos pagados por enfermedades catastróficas corresponden a personas mayores a 50 años de edad. “Es parte de la psicología del mexicano dejar la previsión médica de lado y esperar a tomar acciones hasta que nos llegue lo inevitable”, dijo el director comercial de Pan-American México, Miguel Medellín, a través de un comunicado.

  1. Es demasiado caro

En la industria aseguradora queremos combatir esta idea, pues no es un gasto sino una inversión. Piensa en el costo de una enfermedad o accidente: tienes que pagar gastos de hospitalización, medicamentos, consultas, ambulancias, etc. Con tu seguro, la mayoría de estos pagos estarán cubiertos.

  1. Las aseguradoras no pagan.

Se cree que las aseguradoras buscarán cualquier pretexto para no pagar el padecimiento. Para evitar malos entendidos, el asegurado deberá preguntar y conocer por las exclusiones de la póliza, pues casi ninguna póliza cubrirá los daños a la salud ocasionados por estar en estado de ebriedad o efectos de alguna droga. Tampoco cubren enfermedades pre-existentes ni accidentes derivados de deportes o actividades extremas de las cuales no tenga conocimiento la aseguradora.

  1. No necesito un seguro de gastos médicos mayores, tengo el seguro social.

A través de la Ley Federal del Trabajo, las empresas están obligadas a proporcionar seguridad social a sus colaboradores en instituciones como el IMSS y el ISSSTE, que brindan un servicio médico completo. Sin embargo, hoy en día, el seguro de gastos médicos mayores es fundamental para tu bienestar más allá del seguro social. Pues principalmente porque tienes mayor libertad de elección, desde el hospital hasta el médico que cuidará tu salud, con atención médica inmediata.

  1. No pagan lo que dicen

Las aseguradoras pagan, pagan mucho y pagan bien; pero todos estos pagos se realizan de acuerdo al contrato, por lo que es común encontrar que el cliente sufre una gran decepción al no cumplirse sus expectativas. Esto sucede la mayoría de las veces por un desconocimiento del con trato y de los procedimientos de uso, así como por abusos cometidos por parte de los prestadores de servicios de salud. Cabe señalar que los productos de Gastos Médicos Mayores son registrados ante el regulador de seguros, y son supervisados por diferentes autoridades, para garantizar que satisfagan las necesidades de los asegurados y que los siniestros sean cubiertos por las aseguradoras en los términos del contrato.

Actualmente, solo entre 7 y 8% de la población mexicana cuenta con un seguro este tipo; es decir, alrededor de 10 millones de los casi 130 millones de habitantes del país. Es conveniente que una persona, desde que es concebida, cuente con un seguro de gastos médicos mayores por parte de su mamá o bien lo contrate durante su etapa productiva ya que cuando sea adulto mayor enfrentará gastos de salud onerosos.

Art 01 Mayo-01